La semana pasada os hablábamos de los terribles azotamentes y su historia hasta el día de hoy en este artículo. Siguiendo su estela, hoy os hablamos de la historia de otras criaturas muy presentes en el Baldur’s Gate 3, los githyanki.

En la impresionante cinemática inicial del videojuego, no solo podemos ver un aterrador ilícido dirigir su nave nautiloidea y abduciendo a docenas de inocentes con ella. También tenemos la suerte de poder disfrutar de un poco de acción dragonil, con unos guerreros de piel verde a lomos de dragones rojos que asaltan el vehículo planar de los ilícidos en un evento épico que da inicio a la aventura. Esos aguerridos seres son precisalemte los infames githyanki, otra de las criaturas clásicas de D&D.

¿Qué quieren? ¿Por qué atacan a los ilícidos ? ¿Quiénes son? Eso es lo que os vamos a contar hoy en la Biblioteca Planar.

Historia editorial de los Githyanki

Los Githyanki fueron mencionados por primera vez en la White Dwarf número 12, correspondiente a los meses mayo y abril del año 1979 (si, en aquella época Games Workshop publicaba material rolero, desarrollando abundante material para Dungeons & Dragons). Más concretamente en la sección The Fiend Factory, en la que además de nuestros verdosos amigos fueron presentados en sociedad el horror hook y el grell. Es menester mencionar también que el creador de los githyanki, Charles Stross, fue también el padre de otros afamado y poderosos enemigos de D&D, como el caballero de la muerte y los slaad.

Pero Charles Stross, que en aquella época era un adolescente, no fue quien inventó el nombre «githyanki», sino que se lo sacó de la novela de 1977 Dying of the Light (Muerte de la Luz en español) escrita nada menos que por George R.R. Martin. Si, el mismo Martin que ha dejado a Jon Snow tirado en la nieve desde 2012 y que ha matado a tus personajes favoritos.

Aquellos githyanki, una suerte de monstruos telepáticos, son descritos por nuestro buen amigo George de la siguiente forma:

“Especie esclava de los hranganos, a menudo denominada sorbealmas por los humanos. Casi desprovistos de conciencia, malévolos y telépatas potentes, los githyanki eran capaces de alterar y manipular las mentes humanas provocando falsas visiones, alucinaciones y sueños, reforzando la parte animal del hombre, tergiversando su juicio y raciocinio con el fin de instigarlo contra sus semejantes.”

Dying of the Light, por George R.R. Martin
Traducción de Carlos Gardini (Ediciones Gigamesh)
Portada de Dying of the Light, por George R.R. Martin
Portada de Dying of the Light

Stross, que hoy en día es autor de novelas de ciencia ficción, se inspiró en esos monstruos para crear enemigos que emplear en su campaña de Dungeons & Dragons y se los presentó al editor de la White Dwarf, Don Turnbull, quien los introdujo en The Fiend Factory. Estos primigenios githyanki ya empleaban sus características espadas de plata, eran enemigos de los ilícidos y estaban dotados de poderosas capacidades psiónicas.

Posteriormente, ya en 1981, los githyanki fueron recogidos en el libro Fiend Folio, para AD&D 1a edición, ¡siendo de hecho el monstruo que dominaba la portada! 

Una década después, en 1991, los githyanki volvieron a aparecer en el Monstrous Compendium: Outer Planes Appendix, un bestiario escrito por J. Paul LaFountain y con arte de Tom Baxa, y también en el Planescape Monstrous Compendium Appendix.

Ambos libros tienen temática planar y, hasta la salida del libro de Planescape, nunca se habían visto tan chulos, pues el arte del gran Tony DiTerlizzi los hizo lucir exóticos, extraños y muy poderosos (aunque bastante humanos, sin dejar de ser verdes). Y fue también en los 90 cuando los githyanki abandonaron su categoría como monstruo al pasar a ser una raza jugable gracias a A Guide to the Astral Plane (1996) escrito por otro afamado autor: Monte Cook.

Portada Fiend Folio, con un githyanki en la portada
Portada Fiend Folio 1981

En la tercera edición de D&D y hasta ahora los githyanki han sido una constante, desarrollando su apariencia actual y alejándose una barbaridad del aspecto más humano de los diseños de DiTerlizzi (quien ahora se encuentra dibujando para la nueva edición de Planescape) para parecerse más a su versión británica. Verde, extraña y ciertamente alienígena.

En D&D 5E aparecieron en el Monster Manual (2014), y pasaron a ser jugables gracias al artículo Unearthed Arcana: Eladrin and Gith de 2017, para finalmente ser incluidos en el Mordenkainen’s Tome of Foes (2018). Y si, han seguido apareciendo como villanos en ese mismo tomo.

Historia en la ficción

La historia de los githyanki, y de sus primos githzerai, está íntimamente ligada a la del Imperio ilícido (del que ya hablamos aquí). Sus ancestros, cuya especie se desconoce, aunque algunas fuentes (más concretamente, la propuesta de mundo de campaña Pharagos: The Battleground de James Wyatt) indican que eran humanos del mundo conocido como Pharagos, los conocidos como Forerunners. Sea como sea, estos antepasados fueron capturados, esclavizados y genéticamente modificados por los ilícidos.

Fueron alterados para ser psíquicos, y a la vez fácilmente dominables por las poderosas mentes de sus amos; pasaron a ser los gith. Esta situación de dominación duró milenios, convirtiéndose en los esclavos(y alimento) predilecto de los azotamentes. Al menos hasta que los esclavos desarrollaron una resistencia hacia los poderes de sus opresores, aparecieron grupos de resistencia y dirigidos por una poderosa mesías-guerrera llamada Gith lograron asestar un golpe decisivo. Y entonces, Gith reclamó seguir cazando a los ilícidos hasta su extinción, como preámbulo de la hegemonía de los antiguos esclavos como nuevos amos de los planos. Hubo muchos que apoyaron a la guerrera, y otros se posicionaron en contra, unidos por el liderazgo de un antiguo líder llamado Zerithom. Y bajo sus órdenes, esta facción escindida comenzó a socavar los esfuerzos de guerra, pues prefería optar por un futuro pacífico para su raza.

Cuatro soldados githyanki, dibujados por  Tony Diterlizzi para A Guide to Astral Plane (1996-TSR)
Escuadra githyanki, por Tony DiTerlizzi para A Guide to Astral Plane (1996-TSR)

Fue entonces, cuando la raza de los gith se separó, tras una cruenta guerra civil. Zerthimon fue asesinado, y sus seguidores, los githzerai se escondieron en el Limbo, mientras los githyanki se dirigieron al Plano Astral. Desde entonces, ambos pueblos han sido enconados enemigos.

Actualmente, los Githyanki son una raza de conquistadores, saqueadores y piratas. Son poderosos guerreros, muy bien organizados y jerarquizados. Pero su líder ya no es Gith, que desapareció en los Nueve Infiernos para (supuestamente) servir a Tiamat. Ahora su reina es Vlaakith, una poderosa liche que ha sellado los pactos con Dragones Rojos.

¡Por eso que sean capaces de combatir a lomos de dragones!

Y si, por eso Lae’zel es un personaje tan encantador.

Githyanki en Baldur’s Gate 3, lista para enfrentarse a los azotamentes
Githyanki en Baldur’s Gate 3

Categorizado en:

Etiquetado en:

, ,