Los combates son un pilar fundamental en cualquier aventura de D&D, y una de las herramientas más poderosas a nuestra disposición para evitar que estos se vuelvan aburridos o repetitivos es utilizar el entorno. Una forma muy interesante de evitar que los combates acaben siendo simples tiradas de ataque y daño hasta que los enemigos han caído es usar distintos escenarios que los aventureros puedan aprovechar y que influyan directamente sobre el desarrollo de la lucha. Y para ello, saber cómo funcionan las reglas de cobertura es clave, porque nos permite utilizar el escenario de forma rápida y sencilla. 

Cómo funcionan las coberturas en 5e

En 5e, las coberturas se dividen en tres categorías: cobertura media, tres cuartos de cobertura y cobertura total. En términos generales, cada categoría otorga una bonificación diferente a la CA y a las tiradas de salvación de Destreza del objetivo de un ataque (ver más adelante). El objetivo de un ataque sólo puede beneficiarse de un único tipo de cobertura a la vez, se aplica la categoría más alta de todas. 

Además, el ataque en cuestión también debe originarse desde una dirección que permita al objetivo beneficiarse de dicha cobertura, es decir, que el ataque se origine desde el otro lado de la cobertura. Por ejemplo, un ataque contra una criatura que esté escondida detrás de un muro solo tendrá en cuenta la cobertura si este ataque viene del otro lado del muro. En cambio, si el ataque se origina en otra dirección, por ejemplo desde el mismo lado del muro, no se aplica el beneficio de la cobertura. Resumiendo, las coberturas sólo se aplican cuando existe un obstáculo entre el ataque y el objetivo de dicho ataque.

Es importante entender que estas reglas cubren todos aquellos ataques que puedan darse a través de una cobertura, lo que incluye ataques cuerpo a cuerpo realizados con un arma con la propiedad alcance, como una lanza, además de lógicamente ataques a distancia y hechizos. 

Categorías de cobertura

Lo primero para resolver un ataque con cobertura es definir en cuál de las tres categorías de cobertura existentes se encuentra la situación. Eso queda bien definido en las reglas básicas, y depende del porcentaje de cuerpo del objetivo que cubra la cobertura desde el punto de vista del atacante. 

Un objetivo tiene cobertura media si un obstáculo cubre al menos la mitad de su cuerpo. Por ejemplo, un muro bajo, un mueble grande, un tronco estrecho o una criatura, independientemente de si es amiga o enemiga. Esto último es, en mi experiencia, la cobertura más frecuente durante las partidas. Un objetivo tiene tres cuartos de cobertura si un obstáculo cubre al menos tres cuartos de su cuerpo. Por ejemplo, un rastrillo, una aspillera o un tronco de árbol grueso.

Y finalmente, un objetivo tiene cobertura total si un obstáculo lo cubre completamente. Por ejemplo, si el objetivo se encuentra detrás de una puerta, o de un muro de piedra especialmente alto. 

Todo esto, lógicamente, está sujeto a los diferentes tamaños de las criaturas envueltas en cada situación. Un muro no otorgará la misma cobertura a un gnomo que a un ogro, y de la misma forma, ese ogro cubre más parte del gnomo, en caso de estar en medio de un ataque, que si fuese al revés. 

¿Qué beneficios otorga la cobertura?

A efectos de reglas, las bonificaciones dependen de la categoría de cobertura que se aplique en cada situación. 

  • La cobertura media otorga un bonificador de +2 a la CA y a las tiradas de salvación de Destreza. 
  • Tres cuartos de cobertura otorgan un bonificador de +5 a la CA y a las tiradas de salvación de Destreza.
  • Alguien con cobertura total no puede ser objetivo de un ataque o un conjuro, aunque sí le puede afectar alguno si está dentro de su área de efecto.

También es importante tener en cuenta que esto se combina con otras posibles condiciones que tenga el objetivo. Entre ellas, destaca la condición tumbado, que otorga desventaja a los ataques a distancia contra el objetivo, se apila con las bonificaciones de cobertura e influye en la categoría de cobertura. 

Las dotes de Tirador y Francotirador de Conjuros permiten ignorar media cobertura y tres cuartos de cobertura al hacer tiradas de ataque, lo que es una herramienta tremendamente útil para unos aventureros que sean capaces de llevar la lucha a un terreno con suficientes coberturas para ellos mismos. Para esto, también son interesantes los conjuros que ignoran cobertura, como Llama Sagrada. 

Algunos trucos para usar coberturas

Las coberturas son una parte importante del escenario de un combate, y a su vez un buen escenario es clave para que no sea un simple tiradados sin táctica más allá de golpear al enemigo de forma repetitiva. El uso de coberturas, siempre que se haga de forma sencilla y no resulte un engorro, aporta dinamismo y lleva a los jugadores a tomar decisiones de combate más entretenidas. 

Las coberturas también son un elemento a tener en cuenta durante el diseño de las aventuras y de los encuentros con monstruos. Si un grupo de goblins tiende una trampa a los aventureros, se asegurará de tener la cobertura a su favor, para compensar así su debilidad física. Si además, esas fortificaciones las construyen a partir de ramas y cuerdas, le damos a los aventureros la oportunidad de destruirlas, añadiendo una nueva opción y aportando información adicional sobre los goblins; que son pobres constructores. Por el contrario, si los aventureros son emboscados por enanos, seguro que sus coberturas son mucho más sólidas y difíciles de evitar, añadiendo no sólo dificultad a los combates, sino color a nuestra historia. De la misma forma, un líder tiránico o unos esclavistas no dudarán en usar a otras criaturas como cobertura para mantenerse protegidos de posibles ataques. 

Y, por último, esto también beneficia a aquellos personajes que destinan parte de sus recursos a mejorar su movilidad, como monjes o magos con conjuros de volar o teletransporte, que tienen mayor facilidad para evitar las coberturas enemigas y así ven recompensados sus esfuerzos.

Reglas de cobertura para 5e DnD
Arte de Nick Robles © Wizards of the Coast

Categorizado en:

Etiquetado en:

, , ,