Los azotamentes, o ilícidos (en inglés mindfliyers o illithids) son uno de los monstruos más clásicos y representativos de Dungeons & Dragons, ¡y más ahora que han salido en Baldur’s Gate 3!.

Se trata de poderosas aberraciones esclavistas, con poderosas capacidades psiónicas, reproducción parasitaria y vastos pero alienígenas intelectos que, con toda justicia, se han ganado su puesto como uno de los enemigos más temidos del vasto multiverso de D&D. 

Pero ¿Qué son? ¿Que buscan? ¿desde cuándo existen? vamos a intentar responder a esas preguntas.

Historia editorial de los azotamentes

El azotamentes fue creado por uno de los padres de Dungeons & Dragons, Gary Gygax, para The Strategic Review #1, la primera newsletter de la editorial TSR que saldría en la primavera de 1974 y que sería la antecesora de la mítica revista Dragón (1976-2007). Más concretamente para la sección Features Creatures, en la que fueron descritos como «una criatura superinteligente con forma humanoide y cuatro tentáculos junto a la boca que utiliza para golpear a su presa». Mas tarde, en 1976, fueron incluidos en el suplemento Eldritch Wizardry’s (el mismo en el que hizo su aparición el archivillano Vecna), libro en el que se añadió por un lado su alineamiento Legal, así como su gusto por los cerebros ajenos.

Portada de Tim Kirk para la novela The Burrowers Beneath

Gygax confesaría no haberse visto influenciado por un malévolo cerebro gigante alienígena sino por la portada de Tim Kirk para la novela The Burrowers Beneath (en español traducida como Los que acechan en el Abismo) de Brian Lumley, aparecida en ese mismo año de 1974. Portada en la que se pueden ver unos horribles tentáculos gigantes.

La novela en sí no es más que un pastiche lovecraftiano sin excesivo interés, del que salieron los poderosos Cthonians que en tantos juegos y libros de horror cósmico aparecen, pero lo cierto es que la portada tiene fuerza.

Y fue en la primera edición de D&D, la original, que pudimos ver la primera imagen de un azotamentes. Fue obra de Tracy Lesch y apareció en el suplemento Blackmoor de 1975 (obra de Dave Arneson). Un día si os parece podemos hablar de Blackmoor y su relevancia en la historia del rol, porque es muy interesante ¡pero ese no es el tema!

La primera vez que los azotamentes fueron llamados ilícidos, bueno illithids, fue en el Monstrous Compendium Volume One de 1989, traducido al castellano como Compendio de Monstruos Volumen Uno. Desde entonces han aparecido en los diferentes Monster’s Manual y libros de apoyo, ganando capas y capas de complejidad.

Sin embargo, la reproducción parasitaria extremadamente asquerosa y terrorífica de los ilícidos, la ceremorphosis o cerebromorfosis, no fue introducida hasta el año 1998, en el libro Monstrous Arcana: The Illithiad, uno de los últimos grandes libros de AD&D segunda edición. Como curiosidad, según ese libro los azotamentes viven una media de 125 años, tienen ciudades que alcanzan los 2.000 ilícidos residentes y cada uno de ellos consume (mínimo) 1 cerebro al mes para no morirse de hambre. Haced cuentas de cuantísima gente muere solo para mantener viva la población de una ciudad ilícida a lo largo del ciclo de vida de estos monstruos.

Mind Flayer. 1st ed. AD&D Monster Manual. 

Por otro lado, sus naves espaciales Nautiloid son más antiguas, alrededor de una década, pues aparecieron por primera vez en el libro de Jeff Grubb Concordance of Arcane Space de 1989, en cuya portada podemos ver un ilícido derrotado por un pirata espacial.

Quienes quieran una versión actualizada, pueden consultar Volo’s Guide to Monsters para 5ª edición de D&D. En este manual de consulta, además de los ilícidos, aparecen varios de las fantásticas y asquerosas derivaciones de los mismos, como el Alhoon, el Ulitharid, el Mindwitness y el Neothelid.

Historia ficticia de los azotamentes

Portada de Concordance of Arcane Space de 1989, donde un pirata espacial ha derrotado a un azotamentes
Portada de Concordance of Arcane Space de 1989

Como suele pasar en Dungeons & Dragons, encontramos que la historia de los ilícidos es complicada (y como no, contradictoria).

En el ya mencionado Monstrous Arcana: The Illithiad se nos dice que son nativos del Reino Lejano, un plano de horror cósmico, cosa que fue repetida en, por un lado rupturista y en ocasiones continuista cuarta edición, concretamente en el suplemento de 2008 Wizards Presents Worlds and Monsters. Según Monstrous Arcana: The Illithiad nuestros tentaculares amiguitos emergieron de ese Reino Lejano hace muchos miles de años, expandiéndose por multitud de mundos.

En Lords of Madnes de 2005 los ilícidos pasaron a ser algo muy distinto, y si me preguntáis interesante, al convertirse en viajeros del tiempo. Según este libro, son los remanentes de un pueblo superviviente en el fin de los tiempos que afrontando la extinción con el colapso de su imperio a manos de un poderoso enemigo viajaron al pasado para sobrevivir. Y en Spelljammer los ilícidos serían la evolución antinatural de los grupos marginales del mundo devastado Astromundi, mutantes vaya.

Sea como sea, los ilícidos hace miles de años fueron capaces de crear un poderoso imperio sobre los hombros de cientos de mundos y legiones de esclavos de infinidad de razas, tan poderoso que incluso diablos y demonios valoraron un alto el fuego para lidiar con este problema. Además, fueron capaces de construir mundos artificiales, como el Disco de Alderson, una megaestructura hipotética similar a la más famosa esfera de Dyson, que llamaron Penumbra. 

Pero los esclavos, a los que sometían a un trato atroz, liderados por la guerrera Gith pudieron rebelarse, conduciendo al imperio ilícido al colapso y a la raza a la extinción. Solo la guerra civil entre los seguidores de Gith, que serían posteriormente los githyanki y los githzerai, les permitió sobrevivir en sus oscuros refugios.

¿Y que quieren los azotamentes? Primero, cerebros, porque los necesitan como alimento y para reproducirse. Segundo, esclavos, porque como buena raza maligna es poco propensa al trabajo manual. Tercero, reproducirse, por eso de haber sido casi exterminados y poder recuperar sus número para tratar de alcanzar el cuarto punto. Cuarto, dominar de nuevo el multiverso para llevar su monstruosa concepción del Orden y la Ley a todos los mundos. Porque pueden ser unos monstruos horribles, pero son ordenados.

Azotamentes en Baldur’s Gate 3

Conclusión

Ya sea en las profundidades de la Infraoscuridad (Underdark) o recorriendo distintos mundos en un Spelljammer, un encuentro con los azotamentes siempre es una posibilidad terrorífica. Son enemigos poderosos, pero también divertidos de utilizar ya que son inteligentes telépatas que perfectamente pueden suponer rivales en la sombra para los grupos de nivel bajo. Al menos hasta que se revelan y deben ser, ellos y sus esclavos, de forma directa.

Categorizado en:

Etiquetado en:

, ,