Dungeons & Dragons ha cumplido este mes de enero de 2024 nada más y nada menos que 50 años. En una industria, la del entretenimiento, que devora, tritura, desecha y olvida propiedades, modas y conceptos con una facilidad tremenda para alimentarse, que un juego de rol, algo que pese a sus picos de popularidad no deja de pertenecer al nicho, alcanzar el medio siglo de edad es realmente espectacular. Especialmente si tenemos en cuenta que el entretenimiento digital lleva dominando la industria del entretenimiento desde finales de los años 90’s del siglo XX.

Y qué decir de la propia industria de los juegos de rol. Salvo unas pocas excepciones, la gran mayoría de juegos terminan (en un momento u otro) por desaparecer, pero D&D, a través de distintas iteraciones ha sobrevivido y prosperado, desde su nacimiento. Sí, es verdad que el Dungeons & Dragons primigenio se parece bien poco a la vigente edición, o a los juegos basados en él, pero el espíritu de aventura, descubrimiento, peligro, magia y ciertas mecánicas (como los atributos, mismamente) han permanecido vigentes.

La fecha en cuestión

Pese a todo, y como bastantes cosas que rodean a la historia de nuestro hobbie, la fecha exacta del cumpleaños de D&D es difícil de determinar. Según Jan Peterson (el especialista en la historia de los juegos de rol y autor de Dungeons & Dragons: Art & Arcana) todo apunta al último domingo de enero de 1974, más concretamente el domingo 26 de enero de 1974. Aquel día, Gary Gygax invitó a los clientes potenciales a pasar por su casa de Lake Geneva para probar el juego en una sesión de dungeoneo vespertino. Tras esto, el 27 de enero se pusieron a la venta por correo las primeras mil cajas de la versión original de Dungeons & Dragons. En su interior se contenían tres libretos: el “Volume 1: Men & Magic” con solo 36 páginas, el “Volume 2: Monsters & Treasure” de 40 páginas y el “Volume 3: The Underworld & Wilderness Adventures” de 36 páginas. Eran libretos ilustrados por artistas amateur, cuyo presupuesto fue solo de 100 dólares de la época en lo relativo al arte.

A cambio de 10 dólares, lo que serían 61’80 dólares estadounidenses en 2023, los primeros jugadores de D&D obtuvieron una caja de cartón blanco que incluía los folletos que hoy son icónicos. En su interior estaban las reglas que Gygax y Arneson elaboraron por su cuenta, usando a sus amigos como conejillos de indias. Aquellas primitivas reglas estaban basadas e influenciadas en gran medida por wargames que habían llegado antes de esta edición, especialmente Chainmail (1971) pero adaptadas por Arneson para ser jugada con bandas y no ejércitos. 

Pero, ¿Cómo era aquella primera edición? Pues familiar y al mismo tiempo extraña. Para empezar, al ser una modificación de un wargame,  este esperaba que el jugador estuviese familiarizado con los wargames en los que se basaba. Por ejemplo, se daba por sentado que conocías sus reglas de medición (que se dan en pulgadas) y combate, aunque es divertido ver que el combate que hoy es el núcleo de la acción en D&D en aquella primera edición fue presentada como unas reglas opcionales. Es tosco. Incompleto, claro. Pero aquel que en 2024 se acerque al primer juego de rol comercializado encontrará elementos muy familiares: hay clases de personaje (mago, clérigo y guerrero), razas jugables (humanos, enanos, medianos y elfos), las características ya están ahí. También es divertido ver que en esos primeros años los medianos son hobbits y los seres que hoy llamamos treants entonces eran ents.

Su génesis es relativamente poco conocida. Una buena forma de comenzar a ahondar en esos primeros momentos del pasado de D&D es el documental Secrets of Blackmoor: The True History of Dungeons & Dragons, el cual es tan interesante como emotivo. Muy recomendable.

Los tres folletos incluidos en DnD primera edición © Wizards of the Coast

Conclusiones

No todos los días uno puede escribir, celebrar incluso, que un juego de rol cumple 50 años, medio siglo nada menos, con una salud envidiable. Por su parte, según nos cuentan en varias webs, Wizard of the Coast / Hasbro está preparando un cumpleaños a la altura. Aunque también ha decidido enfangarlo con cientos de despidos, pero queda en manos de aquellos que semana tras semana, mes tras mesa, partida a partida, damos vida a este juego que ahora ha pasado a ser un madurito interesante.

En 1976 el biólogo evolutivo británico Richard Dawkins publicó “El gen egoísta”. En él presentó por primera vez el concepto del meme, la versión cultural del gen. La palabra meme viene de la palabra griega mimema, que significa “algo imitado” y hace referencia a la unidad de transmisión cultural que pasa de un cerebro a otro mediante el habla, la escritura, el gesto, el comportamiento y cualquier otro fenómeno susceptible de ser imitado. 

D&D no es solo un juego, es un meme que ha sido el germen de cientos de juegos con premisas que expanden, modifican o revolucionan su premisa básica. Ha trascendido a la marca, a la empresa que detiene sus derechos y es un estilo, una premisa que honrar o contestar. D&D no es el juego de rol más grande de todos los tiempos por su calidad, por la cantidad de gente que lo juega o lo poderosa que sea la empresa que lo edite, sino por su influencia. Es el juego de rol que inició la industria de los juegos de rol, dentro de su caja y libretos marrones ese D&D original codificó sistemas que todavía están en uso hoy en día.

Categorizado en:

Etiquetado en:

,