Hoy traemos un nuevo artículo sobre las criaturas feéricas, tan de moda últimamente, y su uso en D&D 5e. En esta ocasión, el artículo se centra en el hechizo Conjurar seres del Bosque que permite a aventureros (y también enemigos) convocar criaturas feéricas a sus órdenes, algunas de ellas bastante terribles. 

Este conjuro de nivel 4 está a disposición de los druidas y exploradores, aunque los segundos tienen que esperar hasta el nivel 13 para tenerlo en su repertorio. Además, también pueden contar con él los bardos a través de su rasgo de clase Secretos Mágicos, que les permiten aprender conjuros de otras clases. El texto del conjuro es el siguiente; 

CONJURAR SERES DEL BOSQUE

Conjuración nivel 4
Tiempo de lanzamiento: 1 acción
Alcance: 60 pies
Componentes: V, S, M (una baya de acebo por cada criatura convocada)
Duración: Concentración, hasta 1 hora
Convocas criaturas feéricas en espacios desocupados que puedas ver dentro del alcance. Elige una de las siguientes opciones para lo que convocas:
– Un feérico con un valor de desafío 2 o menos.
– Dos feéricos con un valor de desafío 1 o menos.
– Cuatro feéricos con un valor de desafío 1/2 o menos.
– Ocho feéricos con un valor de desafío 1/4 o menos.
Una criatura invocada desaparece cuando sus puntos de golpe se reducen a 0 o el conjuro termina.
Las criaturas invocadas son amistosas hacia ti y tus compañeros. Las criaturas actuan como un grupo con sus propios turnos, con una sola tirada de iniciativa común. Obedecen cualquier mandato verbal tuyo (no requiere acción). Si no les das ninguna orden, se defenderán de las criaturas hostiles, pero no realizarán ninguna otra acción.
El DM tiene el perfil de las criaturas.
En niveles superiores. Cuando lanzas este conjuro utilizando un espacio de conjuro de determinados niveles superiores, el número de criaturas de la opción elegida aumenta: el doble si usas un espacio de conjuro de nivel 6 y el triple si es de nivel 8.

Como podéis ver, el conjuro nos brinda una amplia variedad de opciones para invocar, pudiendo escoger cualquier criatura feérica para traer al campo de batalla. Y a lo largo de este artículo vamos a explorar algunas de las mejores opciones para utilizar el conjuro, explicando cómo utilizar sus habilidades únicas a nuestro favor. ¡Vamos con ello!

criaturas feéricas en las calles del Feywild d&d
En algunos lugares, los feéricos pueden además pasar desapercibidos © Wizards of the Coast

Pixies  (Manual de Monstruos)

Su bajo nivel de desafío (¼) nos permite invocar ocho pixies de golpe, formando una de las mejores opciones para este conjuro y probablemente una de las más divertidas. Aunque de primeras son criaturas extraordinariamente débiles, con un único punto de golpe y CA 15, cuentan con su Invisibilidad Superior que las protege de una buena parte de las amenazas. Además, sumado a  su Sigilo +7, su movimiento volando y su tamaño Diminuto, también pueden utilizarse cómo espías y exploradores para obtener información sin correr riesgos. 

Aunque lo que convierte a las ocho (o más) pixies en una opción incontestable es su rasgo de Lanzamiento de Conjuros Innato. Hechizos cómo Dispersar Magia, Confusión o Dormir pueden decantar combates a su favor, aunque su CD12 limita sus efectos. Cosa que no ocurre con su conjuro estrella, Poliformar, nada menos que un conjuro de Nivel 4 con una hora de duración que permite transformar a un aliado (o hasta ocho, en realidad) en cualquier bestia cuyo valor de desafío sea igual o menor que el nivel del objetivo. ¡Imagínate transformar a todo el grupo de aventureros en cocodrilos gigantes o Tyrannosaurus rex, por ejemplo!

Saga de los mares (Manual de Monstruos)

Su nivel de desafío 2 permite invocar una única saga de los mares como opción básica, pero aun así esta criatura caótica malvada es una de las opciones más potentes a nuestra disposición. Y es aún más contundente si estamos en un contexto acuático, pues cuenta con velocidad natatoria y la capacidad de respirar bajo el agua. 

No obstante, su punto fuerte en combate es su rasgo de Apariencia Horrorosa, que puede asustar a cualquier humanoide a 30 pies, lo que puede resultar tremendamente útil contra grupos grandes de enemigos, especialmente si no poseen una puntuación de sabiduría elevada. Rasgo que, además, se complementa con su Mirada mortal, que puede asesinar directamente a criaturas asustadas a su alcance. Un ataque que bien usado puede resultar definitivo durante un combate o una escena clave. 

Duendes (Manual de Monstruos)

Seguramente los duendes no son la mejor opción para el combate, especialmente si las comparamos con los pixies, mencionados anteriormente, con quien comparten casi únicamente su VD ¼. Sin embargo, estos feéricos pueden resultar extremadamente útiles para otro tipo de escena; los encuentros sociales. Los duendes pueden volverse invisibles a voluntad, lo cual les permite estar en sitios donde no deberían sin que nadie se percate de su presencia. Y si combinamos esto con su rasgo Visión del corazón, que les permite averiguar el estado emocional de otras criaturas con solo tocarlas, tenemos una red de espías en potencia capaz de darnos muchísima información a la hora de tratar con PNJs. Una investigación, un interrogatorio o la búsqueda de secretos se vuelve mucho más sencilla con la ayuda de estas pequeñas criaturas. 

Boogles (Guía de Volo)

Con un mísero valor de desafío de ⅛, estos boggle son una de las opciones más divertidas para nuestra invocación, gracias a los aceites mágicos que segregan. Además, pese a su bajo valor de desafío, cada uno de ellos tiene 18 puntos de golpe, lo que les da cierta resistencia respecto a otros feéricos. 

Los boggle generan por sus poros un aceite mágico que puede ser resbaladizo o pegajoso, que le otorga capacidades particulares, como por ejemplo, ser especialmente escurridizos. Pero además, pueden usar su acción para generar charcos a su alrededor de este mismo aceite, que dificultan el movimiento del resto de criaturas durante 1 hora. Si podemos invocar a ocho de estos feéricos, podemos utilizarlos para crear enormes charcos que nos permitan controlar el movimiento en las zonas donde más nos interese, así como preparar emboscadas temibles en las que nuestros enemigos queden «pegajosamente atrapados».

Un carro volador muy bonito, aunque menos útil que ocho pixies © Wizards of the Coast

Categorizado en:

Etiquetado en:

, ,