“Lo último que vió instantes antes de morir fueron sus ojos. Se llevaría a la tumba el recuerdo de aquellos ojos profundos, negros como el carbón, iluminados por el resplandor de la locura. La criatura se abrió paso a través del conjuro con pasmosa facilidad, rasgando los hilos de poder arcano que el hechicero tejía desesperado a su alrededor. El pobre desgraciado siguió intentándolo, dando forma y sentido a la magia una vez tras otra, hasta que la enorme mano de color obsidiana se cerro alrededor de su muñeca. Un abrupto chillido brotó de su garganta al sentir sus huesos partirse como astillas, estropeando las palabras que daban sentido a la energía que bailaba a su alrededor. Apenas reparó en el filo del arma de su enemigo acercándose, incapaz de dejar de mirar esos ojos mezquinos.” 

Entre todos los horrores que un grupo de aventureros puede encontrarse en las oscuras cavernas de la Infraoscuridad, es probable que los duergar no sean ni los más típicos, ni los más carismáticos, ni siquiera los más peligrosos. Sin embargo, estos seres de oscuras intenciones, férrea voluntad y avaricia ilimitadas son perfectos tanto para mostrar el debido recibimiento a las profundidades a un grupo de nóveles aventureros como para aplastar bajo su pesada bota al más experto de los héroes. 

Los duergar son enanos de piel oscura, grisácea, con largas barbas blancas, en muchas ocasiones decoradas con garfios y adornos de acero. Aunque es difícil englobar los diferentes enclaves y clanes duergar dentro de una sola definición, la tiranía, el miedo y el férreo control sobre los débiles son el pilar básico de su cultura. La mayoría de estos seres viven con la creencia de que les pertenece todo aquello que pueden reclamar, ya sea por la fuerza de sus brazos o el arrollador poder de sus artilugios de guerra. Algo que, unido a una ambición sin límites y una avaricia que les arrastra a la locura, los convierte en un candidato perfecto para ser detenido por un valiente grupo de aventureros. 

Estadísticas de los Duergar

Está muy bien saber quienes son los duergar y qué les pasa, pero no es menos importante saber con qué herramientas cuentan para machacar a tu grupo de héroes. La mayoría de este artículo está basado en el duergar básico, el del Manual de Monstruos de D&D 5e, dejando fuera otras opciones del duergar como raza para un personaje jugador así como los diferentes tipos de hechiceros y lugartenientes que pueden encontrarse en algunos suplementos y aventuras publicadas. 

dndbeyond / © Wizards of the Coast
dndbeyond / © Wizards of the Coast

A simple vista, podemos ver que el duergar es un enemigo de valor de desafío 1 bastante equilibrado. Aunque no tiene muchos puntos de golpe, lo compensa con una armadura notablemente alta. Además cuenta con un buen puñado de resistencias, ya que es resistente al daño de veneno y cuenta con ventaja en las tiradas de salvación contra los efectos de veneno, así como en las salvaciones contra conjuros, ilusiones y efectos de hechizado y parálizado. 

Todo esto lleva a que el duergar sea un enemigo notable contra personajes de nivel bajo (entre 1-4), a los que se les puede atragantar una CA alta y que pueden ver como supera con facilidad las salvaciones contra sus conjuros. A niveles más altos, aunque debería haber un mayor número de duergar para compensar, sus pocos puntos de golpe los hace vulnerables a conjuros de daño masivo, como bola de fuego, que puede llegar a acabar con varios de ellos a la vez aunque superen las tiradas de salvación. 

En el apartado ofensivo es donde hay más carencias. Para el valor de desafío que tienen, un único ataque con un bonificador de +4 y con un daño de 5 o 6 es poco interesante. Esto se compensa con la habilidad de Agrandar, que prácticamente duplica el daño causado. Por ello, podemos concluir que es imprescindible el efecto de Agrandar para poder ser una amenaza a tener en cuenta.  

Por último, el duergar cuenta con la capacidad de volverse invisible. Un enano con armadura pesada y escudo, junto a una destreza baja, carece totalmente de sigilo, y aunque sea invisible, los aventureros van a poder oírles acercarse con facilidad. La mejor emboscada duergar es una en estático, escondidos y sin moverse, esperando a que se acerquen los personajes para lanzarse al combate, pillandoles por sorpresa al terminar su invisibilidad. Y si pueden usar la oscuridad a su favor, mejor aún.

Clérigo duergar © Wizards of the Coast
Clérigo duergar © Wizards of the Coast

El enemigo natural del mago

Si algún personaje debe temer a los duergar, esos son los lanzadores de conjuros. A parte de la clara utilidad de tener ventaja en las tiradas de salvación contra conjuros, el duergar tiene dos poderosas herramientas para centrarse en los lanzadores de conjuros y anularlos. 

La primera de ellas es la invisibilidad. Aunque requiere de una acción para volverse invisible, le permite moverse por el campo de batalla con relativa seguridad contra los ataques de oportunidad que provoque, ya que al ser un objetivo invisible, los ataques contra él de los enemigos que puedan conocer su posición se realizan con desventaja. 

El otro, que no es excluyente con el anterior pero requeriría de varios turnos de preparación, es la acción de apresar. Un duergar bajo los efectos de Agrandar cuenta con ventaja en las pruebas de fuerza, que incluye las que se realizan al apresar. Esto unido a un bono de fuerza de +2 puede ser más que suficiente para apresar con facilidad a un débil lanzador de conjuros. 

Debilidades de los duergar

La principal debilidad de los duergar en D&D 5e es su sensibilidad a la luz brillante, y esto es algo que tiene difícil arreglo. Un grupo de duergars a la luz del sol, o junto a un conjuro de luz del día, son una amenaza mucho menor. Aún así, hay algunas posibles tácticas para estos momentos. 

Una de las opciones es recurrir a la invisibilidad para buscar posiciones más ventajosas, alejarse del radio del conjuro de luz del día o realizar un ataque con ventaja para, en este caso, anular la desventaja de la sensibilidad a la luz. Para ello, merece la pena invertir una acción en volverse invisible y posicionarse en el combate. 

También hay que tener en cuenta que la sensibilidad a la luz no da desventaja en las pruebas de fuerza, por lo que sigue siendo posible realizar presas. Mejor aún siendo grande. Por ello, en combates en los que haya duergar y otro tipo de enemigos, puede ser recomendable emplear a los duergar para bloquear espacios y realizar presas, mientras los otros enemigos atacan a los puntos más vulnerables del grupo de aventureros.

D&D: Monster Manual 2 (4th ed.) © Wizards of the Coast
D&D: Monster Manual 2 (4th ed.) © Wizards of the Coast

Categorizado en:

Etiquetado en:

, , ,